De la vieja Usina y las lamparitas al uso de LED.

“El tiempo pasa y se nos va la vida” dice una canción y como tal, la vida pasa y cuando lo hace da paso al progreso y este se nota. El paso de los años deja su marca no solo en las arrugas de rostros de la tercera edad, también lo hace dando lugar a las innovaciones.

Pasamos de huella a camino, de chalas a zapatillas,  de carretas a autos, de la carta al WhatsApp, de la pila a batería, y más…  del candil a la vela, de la vela al farol, del farol a la lámpara… y de ahí en más todo lo que ilumina hace brillar a Las Lajas.

Seguramente el que recuerda sabrá del uso de la vieja usina que en horas necesarias era encendida y que Don Hugo Fix junto a Don Pedro Campos mantenían. Tanto así que para cambiar las lámparas del pueblo, una cada varios metros, Fix subía al tractorcito (hoy ubicado a la vera del Acceso San Martin frente al Museo Histórico y Regional “Doña Emilia Ondetti de Fix”) y subido a una escalera se aseguraba que hubiera luz.

Esta vieja Usina estuvo donde hoy es el corralón municipal y con un tanque australiano lleno de agua funcionaba con motor a combustión y propagaba energía hasta las 10 de la noche, luego hasta las 00 horas y a veces hasta las 2 de la madrugada. Todo un éxito para el momento.

Luego y por relatos de pobladores locales, siendo EPEN los primeros operarios que se recuerda son Sambueza, Vázquez, Vidal, Sobarzo y Cides que era encargado.

El memorioso viajara en las rutas de su memoria y vera en cada parada fugazmente las luminarias que antiguamente daban luz al pueblo, a las instituciones, a las casas. Observara en su regreso a la infancia o juventud quienes realizaban el mantenimiento constante de aquello tan importante para la época, y que brindaba un ratito de energía para surtir las pocas radios y más tarde los televisores a lámparas blanco y negro que juntaban familias y sobre todo niños mirando por la ventana.

Ayer parecía una utopía tener energía estable y constante, nuestras calles y casas alumbradas por tiempo determinado con horarios adaptados al uso necesario, ayer Agua y Energía, hoy EPEN, ayer las lámparas de distinta potencia en watts hoy LED.

La tecnología sumada al esfuerzo humano nos permite disfrutar de todo lo que el progreso viene ofreciendo y de lo que nos apropiamos. Vemos como el paso del tiempo nos lleva inevitablemente a dejar atrás aquello de lo que nos hemos valido como parte de nuestro diario vivir y da lugar a nuevas opciones, oportunidades de calidad de vida mejoradas. Tal el caso que hoy vemos como personal del EPEN y su recurso lleva a cabo la colocación de LED en un sector barrial lindero a la Ruta Nacional 242.

 

Permitámonos el recuerdo de quienes en su momento hicieron de Las Lajas un buen lugar para vivir con las comodidades existentes, y demos la bienvenida a nuestras vidas lo que en las grandes urbes ya es habitual, bienvenido el paso del tiempo que nos llevó de la Vieja Usina para las lámparas al uso de LED.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *